En este momento estás viendo Bursitis retrocalcánea: ¿Qué es y cuáles son sus causas?
Woman muscle pain during running training

Bursitis retrocalcánea: ¿Qué es y cuáles son sus causas?

  • Publicación de la entrada:12/12/2023
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La bursitis retrocalcánea es una inflamación de la bursa ubicada detrás del hueso del talón. En COPOMUR os contamos qué es y cuáles son sus causas ¡Sigue leyendo!

Bursitis retrocalcánea: ¿Qué es y cuáles son sus causas?

La bursitis retrocalcánea es una afección que causa dolor en el talón, como ya hemos indicado, es una inflamación de la bursa que es un saco lleno de líquido que actúa como un cojín y lubricante entre los tendones y músculos que se deslizan sobre el hueso.

El líquido dentro de esta bolsa (bursa) ayuda a aliviar la fricción durante el movimiento. Cuando esta bolsa se lesiona o irrita, se puede sentir dolor. El uso excesivo o repetitivo del tobillo al caminar, correr o saltar en exceso, puede causar que esta bolsa se irrite o inflame. Se puede sentir dolor en el talón, especialmente al caminar, correr o tocar el área del tobillo.

Causas

La bursa actúa como amortiguador entre los tendones y los huesos en las articulaciones. Hay bursas alrededor de la mayoría de las articulaciones grandes del cuerpo, ésta en particular se encuentra en la parte posterior del talón, justo encima del hueso calcáneo.

Es importante consultar a un podólogo si se presenta dolor persistente en el talón. Las causas más comunes de la bursitis retrocalcánea incluyen el uso excesivo o la presión repetitiva en el talón, traumatismos directos en el área o calzado inadecuado que no proporciona el soporte adecuado.

Entre los factores de riesgo de padecer esta afección se incluye:

  • Comenzar un programa de ejercicio muy intenso.
  • Incrementar súbitamente el nivel de actividad sin el acondicionamiento adecuado.
  • Cambios en el nivel de actividad.
  • Historial de artritis causado por inflamaciones.

bursitis retrocalcánea

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas típicos de la bursitis retrocalcánea incluyen:

  • Dolor en el talón: Puede variar desde leve a intenso, y generalmente se siente en la parte posterior del talón, donde la bursa está inflamada.
  • Inflamación y enrojecimiento: Puede haber hinchazón alrededor del área afectada.
  • Sensibilidad: El talón puede estar sensible al tacto.
  • Rigidez o dificultad para caminar: Puede experimentar dificultad para moverse o caminar debido al dolor y la inflamación.

Es posible, incluso, que se escuche como un pequeño crujido cuando se flexiona el pie. Se debe acudir a un podólogo ante cualquiera de estos síntomas.

bursitis retrocalcánea

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la bursitis retrocalcánea se hace, generalmente, mediante la evaluación de los síntomas, la historia clínica del paciente y exámenes físicos. A veces, pueden realizarse radiografías, examen ecográfico o imágenes por resonancia magnética (IRM) para descartar otras condiciones o evaluar el grado de inflamación en la bursa.

El tratamiento de la bursitis retrocalcánea a menudo incluye:

  • Reposo: Evitar actividades que empeoren el dolor.
  • Aplicación de hielo: Para reducir la inflamación y el dolor.
  • Medicamentos antiinflamatorios: Como el ibuprofeno o el naproxeno, para reducir la inflamación y el dolor.
  • Cambios en el calzado: Usar calzado adecuado y cómodo que brinde soporte al talón.
  • Terapia física: Ejercicios y técnicas para fortalecer los músculos y tendones circundantes.
  • Inyecciones de corticosteroides: En algunos casos, se pueden administrar para reducir la inflamación.

La bursitis retrocalcánea por sí sola no se considera una condición grave, pero puede ser muy dolorosa e incómoda, interfiriendo significativamente con las actividades diarias y la movilidad. La gravedad de la bursitis retrocalcánea puede variar dependiendo de la causa subyacente, la severidad de la inflamación y cómo responde al tratamiento.

En la mayoría de los casos, el tratamiento adecuado, según cada caso, suele ser efectivo para aliviar los síntomas y reducir la inflamación. Sin embargo, si no se trata o si la causa subyacente persiste, podría llevar a complicaciones a largo plazo, como la formación de un espolón calcáneo o la calcificación de la bursa, lo que podría requerir un tratamiento más intensivo, como la cirugía. En casos severos y persistentes, la cirugía puede ser considerada para eliminar la bursa inflamada.

 

Es importante consultar a un podólogo si experimentas dolor persistente en el talón o cualquier otra molestia para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento específico para tu situación.

Si te ha gustado nuestro artículo, puedes ver más noticias como esta en nuestro blog y redes sociales (FacebookInstagramTwitter y Linkedin).

Deja una respuesta