968 25 99 36

secretaria@copomur.es

Calzado en el mar

La pesca es una actividad profesional en la que se está en contacto casi permanente con el agua. Uno de los factores más negativos de este hecho, es que, exceptuando el verano, la temperatura del agua es bastante baja, a lo que se le añade la escasa temperatura ambiental que se alcanza mar adentro (10º como máximo, en las horas centrales del día), y los riesgos laborales de dicha actividad, con una alta posibilidad de sufrir  lesiones en el pie por traumatismo directo como por ejemplo puede ocurrir al trabajar con artes de pesca.

El calzado que comúnmente se utiliza en el mar son las botas, que tienen como función impermeabilizar el pie, protegerlo de la temperatura en el mar, y evitar cualquier tipo de lesión en el pie por traumatismo directo de redes y demás enseres propios de este trabajo. Pero a la hora de diseñar este tipo de calzado, para que cumpla estos objetivos, se olvida la comodidad del pie, y sobre todo la funcionalidad que se le va a dar.

[three]01[/three] [three_middle]01[/three_middle] [three_last]04[/three_last]

[three]02[/three] [three_middle]02[/three_middle] [three_last]03[/three_last]

Así pues, proponemos las características que debe cumplir este tipo de calzado especial, en función del uso al que va destinado: la pesca.

  • Estabilidad: la cubierta de los barcos pesqueros está hecha, salvo contadas excepciones, con fibra (al igual que el casco). Esta fibra, al contactar con el agua, puede llegar a ser muy deslizante. Con lo cual, el calzado que se utilice ha de tener una suela que le proporcione la suficiente adherencia.
  • Funcionalidad: las botas se utilizan tanto en barco como en puerto (subastar el pescado en la lonja, descargar una red en el muelle, etc.), por lo tanto, la suela ha de tener la suficiente flexibilidad como para permitir estos tipos de desplazamientos, y que el pie sea un elemento dinámico durante la marcha.
  • Seguridad y protección: Es la principal característica de este tipo de calzado profesional, cumpliendo los siguientes aspectos:
    • Dureza. La puntera ha de ser de material lo suficientemente resistente como para impedir que se dañe el antepié, frente a cualquier tipo de traumatismo directo (red, caja de pescado, boya, etc.). Per sin provocar la rigidez del mismo.
    • Aislante. Todo el corte de la bota ha de ser de material que impermeabilice y mantenga la temperatura del pie, frente al medio ambiente del mar.
    • Hormas diferentes. Se han de diseñar distintos tipos de horma, para poder adaptarse a las diferentes morfologías del pie.

Deja un comentario

¿Ha perdido o no recuerda su contraseña?. Por favor, indíquenos su nombre de Usuario o email de registro. Recibirá un correo electrónico con el link para restaurar su contraseña.