En este momento estás viendo Pie cavo: Características y tratamiento

Pie cavo: Características y tratamiento

  • Publicación de la entrada:15/01/2024
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El pie cavo es una patología caracterizada por exceso de arco o bóveda plantar. En COPOMUR os lo contamos en nuestro nuevo post ¡Sigue leyendo!

Pie cavo: Características y tratamiento

Consiste en un tipo de pie o patología de los pies que se caracteriza por exceso de arco o bóveda plantar. El puente del pie es más alto, lo que genera una curva excesiva del arco plantar. Esto puede causar problemas derivados como el Varismo (apoyo excesivamente externo del pie) y molestias debido a la distribución inadecuada del peso corporal al caminar o realizar cualquier actividad física.

Ante este tipo de patologías es importante acudir a un podólogo colegiado, que pueda evaluar y realizar un diagnóstico, además de establecer el tipo de tratamiento más adecuado.

Características del pie cavo

El pie cavo se caracteriza por:

  • Arco elevado: La característica principal es un arco más alto de lo normal en la parte central del pie.
  • Una presión excesiva: Esto puede llevar a que el peso del cuerpo se concentre en el talón y la parte delantera del pie, en lugar de distribuirse uniformemente.
  • Dolor y molestias: Las personas con pie cavo pueden experimentar dolor en el talón, el arco y los dedos.
  • Rigidez y falta de flexibilidad: El pie cavo a menudo se asocia con una menor flexibilidad y movilidad en el pie.
  • Mayor riesgo de lesiones: Debido a la distribución irregular del peso y la presión en el pie, las personas con pie cavo pueden ser más propensas a desarrollar callos, juanetes, espolones calcáneos y otras condiciones dolorosas.

pie cavo

¿Cuáles son sus síntomas?

Además de su aspecto y características que presentan un arco más pronunciado de lo normal, existen síntomas importantes que nos indican que podemos padecer esta patología:

  • Cuesta estar parados, de pie y sin moverse.
  • Caminar deprisa con paso corto.
  • Puede presentarse tendinitis en el tendón de Aquiles.
  • Dolor en el talón, especialmente en los casos de Varismo.
  • Pacientes en los que son frecuentes esguinces y torceduras.
  • Dolor en el arco del pie (Fascitis plantar).
  • Presentan Metatarsalgias.
  • Dificultad para encontrar calzado debido a la altura del medio pie y anchura del antepié.
  • Desgaste excesivo en los zapatos por el borde externo del tacón.

Causas del pie cavo

Las causas de la aparición del pie cavo pueden estar relacionadas con problemas en el desarrollo del sistema neuro-musculo-esquelético, además pueden aparecer conjunto o aislado a otras enfermedades o patologías sistémicas comunes. El arco plantar se debe desarrollar hasta su posición anatómica y fisiológica para ser flexible en movimiento y articulaciones, ya que su finalidad es absorber los impactos. Las personas que sufren de pie cavo suelen perder esta capacidad con el tiempo.

El pie cavo puede desarrollarse en cualquier etapa de la vida, incluida la infancia. Normalmente es en esta etapa donde es relativamente sencillo identificar su aparición, cuando los niños presentan molestias o dolores al caminar o en marcha.

Entre sus causas podemos destacar:

  • Factores genéticos: Puede ser hereditario, lo que significa que se transmite de padres a hijos.
  • Enfermedades neurológicas: Algunas condiciones neurológicas, como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, pueden estar asociadas con el pie cavo.
  • Problemas musculares y tendinosos: Las afecciones que afectan los músculos y tendones del pie pueden provocar el desarrollo de un pie cavo.
  • Traumatismos: Lesiones en el pie pueden llevar a la formación de un arco más alto.
  • Determinados tipos de calzado: que aumenten el arco del pie.

pie cavo

Cómo se trata el pie cavo

Lo primero que debemos hacer es acudir a un podólogo que pueda establecer un diagnóstico mediante un examen físico. En determinados pacientes bastará con comprobar la forma del pie y la forma de pisar. Sin embargo, hay casos en los que se puede precisar radiografías para comprobar el arco y, también, descubrir qué otras patologías o afecciones podría haber propiciado. El tratamiento del pie cavo puede incluir:

  • Estiramientos musculares.
  • Ejercicios de fortalecimiento (mantener el equilibrio sobre pelotas de tenis de forma alternativa en cada pie).
  • Plantillas ortopédicas o soportes para el arco, que ayudan a distribuir la presión y brindan soporte adicional al arco del pie.
  • Tratamiento ortopodológico, centrado en la compensación del varismo y la estabilización del arco interno, evitando su tensión.
  • Uso de calzado adecuado o fisiológico, con un buen soporte y amortiguación.

Todo tratamiento será controlado por el podólogo para valorar el grado de corrección o compensación. Es fundamental acudir al podólogo para realizar una buena evaluación de la situación de tus pies y sus características, de modo que se pueda establecer el tratamiento más adecuado para tu caso de pie cavo.

 

Si quieres ver más noticias como esta te invitamos a visitar nuestra página web o seguirnos en redes sociales (FacebookInstagramTwitter y Linkedin).

Deja una respuesta