En este momento estás viendo Sesamoiditis: Qué es, síntomas y tratamiento

Sesamoiditis: Qué es, síntomas y tratamiento

  • Publicación de la entrada:15/04/2024
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Las lesiones en el pie pueden limitar la movilidad y generar molestias significativas en la vida diaria. Entre estas lesiones, la sesamoiditis emerge como un problema común que afecta la salud del pie, especialmente entre quienes practican deportes de alto impacto o pasan largas horas de pie. En COPOMUR os contamos en qué consiste la sesamoiditis y cuáles son sus síntomas ¡Sigue leyendo!

Sesamoiditis: Qué es, síntomas y tratamiento

La sesamoiditis es una afección que afecta los huesos sesamoideos del pie, dos pequeñas estructuras en forma de semilla situadas debajo del primer metatarsiano. Estos huesos, esenciales para la función del pie, están rodeados de tejido conectivo y son fundamentales para la movilidad y la estabilidad al caminar, correr o saltar. La sesamoiditis se produce cuando estos huesos se inflaman debido a lesiones repetitivas o tensiones excesivas, lo que provoca dolor y molestias al caminar o al apoyar el pie.

Es importante acudir al podólogo ante cualquier lesión o molestia en el pie, especialmente para entender qué es la sesamoiditis, sus síntomas y las opciones de tratamiento, para abordar esta condición de manera efectiva.

Sesamoiditis

Síntomas de la Sesamoiditis

Los síntomas más comunes:

  • Dolor en la parte inferior del pie: El dolor es el síntoma más característico de la sesamoiditis. Suele localizarse debajo del dedo gordo del pie, específicamente en la región donde se encuentran los huesos sesamoideos. El dolor puede ser constante o intermitente, y tiende a empeorar con la actividad física, como caminar, correr o flexionar el pie.
  • Sensibilidad alrededor del área afectada: La zona alrededor de los huesos sesamoideos puede volverse sensible al tacto. Esto significa que incluso el más mínimo contacto o presión sobre el área afectada puede causar molestias o dolor adicional.
  • Hinchazón: La inflamación es común en la sesamoiditis. Esta hinchazón puede ser visible en el área afectada y puede ir acompañada de enrojecimiento de la piel. La hinchazón puede contribuir al aumento del dolor y la incomodidad al caminar o mover el pie.
  • Dificultad para mover el dedo gordo del pie: Debido al dolor y la inflamación en los huesos sesamoideos, algunas personas pueden experimentar dificultad para mover el dedo gordo del pie. Este síntoma puede manifestarse como rigidez en el movimiento o una sensación de “trabado” al intentar flexionar el dedo.
  • Dolor al apoyar el peso sobre el pie afectado: El dolor en la sesamoiditis puede intensificarse al apoyar el peso corporal sobre el pie afectado. Esto puede dificultar actividades simples como estar de pie o caminar, y puede llevar a una cojera para aliviar el dolor.

Es importante tener en cuenta que la gravedad y la frecuencia de estos síntomas pueden variar de una persona a otra, y también pueden depender del grado de inflamación y daño en los huesos sesamoideos. Ante la presencia de estos síntomas persistentes, es fundamental buscar un podólogo para un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

Sesamoiditis

Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico de la sesamoiditis generalmente se realiza mediante la evaluación clínica y pruebas de imagen, como radiografías, resonancias magnéticas o ecografías, para descartar otras posibles lesiones. Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento puede incluir medidas conservadoras, como reposo, aplicación de hielo, uso de calzado adecuado y modificaciones en la actividad física para reducir la carga sobre el pie afectado.

En casos más severos, se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) para aliviar el dolor y reducir la inflamación. Además, se pueden emplear dispositivos ortopédicos, como almohadillas metatarsianas, para redistribuir la presión y reducir la tensión sobre los huesos sesamoideos. En situaciones extremas donde el dolor persiste y afecta significativamente la calidad de vida, se puede considerar la cirugía para aliviar la presión sobre los huesos sesamoideos o incluso la extirpación de los mismos.

Prevención y Cuidados a Largo Plazo

Para prevenir la sesamoiditis y otras lesiones en el pie, es fundamental mantener una buena técnica de entrenamiento, utilizar calzado adecuado y realizar estiramientos y ejercicios de fortalecimiento para los músculos del pie y la pantorrilla. Además, es importante escuchar al cuerpo y no ignorar el dolor persistente en el pie, ya que puede ser un signo de una lesión subyacente que requiere atención médica.

 

La sesamoiditis es una afección dolorosa que afecta la salud del pie, pero con un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado, la mayoría de las personas pueden recuperarse por completo y volver a sus actividades normales. Es fundamental consultar a un médico si se experimentan síntomas de sesamoiditis para recibir el tratamiento adecuado y evitar complicaciones a largo plazo en la salud del pie.

Si te ha gustado nuestro artículo, puedes ver más noticias como esta en nuestro blog y redes sociales (FacebookInstagramTwitter y Linkedin).

Deja una respuesta